Un camino auténtico


Diego de Torres Villarroel eligió un itinerario no documentado para su peregrinación. Lo hizo porque había una posibilidad.

La dimensión histórica de este viaje sorprende a los actuales peregrinos. Permite descubrir antiguos monasterios y albergues, donde los viajeros pueden pernoctar, y transcurre por un número considerable de puentes medievales y modernos, evocadores de antiguas rutas de viaje. A lo largo del camino, un impresionante conjunto de muestras de culto a Santiago se yergue a veces en lugares tan remotos que es inevitable el asombro por el impacto de las tradiciones jacobeas en la historia del interior de Portugal.

El acceso a Lamego por el sureste, cruzando el río Duero o el acceso a la ruta medieval que conecta Amarante con Braga, pasando por Guimarães, son muestras de la autenticidad de este camino y de sus profundas raíces en la Edad Media.

Resolução Alternativa de LitígiosPolítica de privacidadPolítica de cookiesTérminos y Condiciones 2022 En caso de disputa haga clic aquí aqui.